5 Ventajas de Iniciar un Negocio Mientras Trabajas

Por ilse_marel | Emprende: Inicia tu Propio Negocio

Iniciar un negocio mientras trabajas - es la mejor idea!
Cuando eres empleada estás en la mejor posición para iniciar tu propio negocio y diseñar un futuro brillante. Sí, de esos con soles, florecitas y un perro. O bueno, como tú lo quieras dibujar. El punto es que, aunque no lo creas, tener un empleo te da varias ventajas a la hora de emprender.

Imagina que llegas al trabajo y encuentras una nota: ven a mi oficina. Atte. Jefe. Un poco desconcertada caminas hacia allá, preguntándote si te darán un aumento de sueldo o un nuevo proyecto. Abres la puerta de Mr. Jefe y notas una expresión extraña en su rostro.

Hace preguntas bobas sobre tu fin de semana. Finalmente respira profundo y dice lo que nunca creíste escuchar: a partir de la próxima semana serás una feliz desempleada.

«Pero señor… yo me esfuerzo, hago las cosas bien, no merezco esto.» Con voz entrecortada logras balbucear.

Tus sueños de viajar por Europa y estudiar una maestría se desinflan como globos sin aire. Ahora lo importante es pagar la renta del próximo mes.

Nunca creíste que serías tu. Pero le puede pasar a cualquiera. Siendo empleada, pones tu futuro en manos de una gran corporación, que poco toma en cuenta tus necesidades.

Si en este momento eres asalariada, estás en el mejor momento para emprender tu propio negocio y evitar que esto suceda.

Por qué Deberías Iniciar un Negocio Mientras Trabajas

Iniciar tu propio negocio parece una riesgosa aventura. Aunque permitir que tu existencia dependa de un cheque quincenal es todavía más arriesgado.

Si un día tu jefe se levanta de malas y decide que ya no eres de su agrado, si el dólar sube o alguien inventa una tecnología que hace tu trabajo obsoleto podrías quedar en la calle.

Al emprender tu propio negocio, tomas las riendas de tu situación económica. Ya no estás a merced de los humores de tu jefe.

Si en algún momento te despiden o decides que ya no quieres trabajar para alguien más, tendrás una alternativa. Lo mejor es que no será cualquier alternativa,

¡Sino una que te encanta porque tú misma la creaste!

La mayoría de la gente piensa que para emprender, necesitan renunciar a su empleo y saltar de lleno a su nuevo negocio.

Evidentemente, no conocen las ventajas de emprender un negocio mientras trabajas. A continuación, te diré cuáles son.

1 – Tienes tiempo y dinero para invertir (sí, aunque no lo creas)

“Trabajo 10 horas al día y apenas puedo con los gastos. ¿De dónde voy a sacar tiempo y dinero para emprender?»

Ciertamente, existe un momento cuando tu emprendimiento va a requerir una gran inversión de tiempo y dinero. Sin embargo, este momento no se presenta al inicio, cuando apenas estás sentando las bases de tu negocio.

Cuando empiezas, más que una cuenta de banco millonaria, necesitas adquirir experiencia en el tipo de negocio que vas a montar. Esa experiencia no llega por inspiración divina – se obtiene tomando acción.

En vez de esperar a tener todo perfecto para arrancar, aprovecha tu hora de almuerzo y los cien pesos diarios que gastas en tu latte para dar los primeros pasos con tu negocio.

Los grandes resultados no se logran de un día para otro. Más bien, son como una gotera que, con ritmo constante a lo largo de varias horas, logra desbordar una cubeta.

2 – Le das Sentido a tu Empleo

Estar atorada en un empleo que no te satisface hace que tu vida sea un suplicio.

Cuando tomas responsabilidad por tu situación laboral y emprendes tu propio negocio; tu empleo pasa de ser una cadena perpetua que cumples sólo porque no tienes mejor alternativa, a un motor que alimenta tus sueños.

Sólo es cuestión de mantener la mente abierta y buscar oportunidades:

  • Aprovecha tu sueldo para costear los materiales que necesitas para emprender
  • Usa los tiempos muertos en la oficina para avanzar con tus metas de negocio
  • Transforma a tus compañeros y contactos profesionales en tus tus primeros clientes
  • Pide a tu empresa que te financie los cursos y capacitaciones que necesitas para emprender

Las posibilidades son infinitas.

3 – Caes suavecito cuando todo va mal

No esperarías ser doctor a arquitecto, sólo porque un día decides que eso es lo que deseas hacer con tu vida. Antes de adjuntar un «Dr.» o un «Arq.» a tu nombre, debes atravesar años de estudio.

Un negocio funciona igual. Sólo porque hoy decidiste que quieres dejar de ser empleada para convertirte en emprendedora, no significa que mañana lo vas a lograr.

Un negocio se construye con muuuucha paciencia. Normalmente, pasas el primer año tratando de entender qué se supone que estás haciendo. Para el segundo año, tienes algo de experiencia y puedes empezar a crecer. Pero no es hasta el tecer año cuando realmente empiezas a recibir los frutos de tu esfuerzo.

Además, ten en cuenta que durante los tres años vas a cometer errores. Afortunadamente, tienes un empleo que sirve de colchón para amortiguar la caída y ayudarte a levantar.

4 – Empiezas a conquistar tu Independencia

Cuando eres jefa, puedes diseñar tu propio horario, decidir cuánto quieres ganar y en qué vas a trabajar.

Aunado a eso viene una gran responsabilidad, pero no está del todo mal.  Quiere decir que eres completamente libre de poner tus propias condiciones.

Podrías decidir que vas a trabajar sólo 4 días por semana, ganando el triple de lo que ganas ahora.

O que vas a poner un taller en la playa y te vas a dedicar a pintar.

Si en este momento parecen ideas descabelladas es porque todavía te mantienes en el paradigma de empleada. Pero recuerda, cuando eres la jefa: TÚ DECIDES.

Atrévete a soñar con una vida más independiente y comienza a dar los pasos necesarios para conseguirla.

5 – Construyes algo propio, que nadie te puede quitar

Estás en el mejor momento de sentar las bases y crear algo completamente tuyo – en lo que te encante trabajar.

Tal vez tendrás que sacrificar tus sábados o dormir una hora menos entre semana. Tómalo como algo temporal, un estado de transición entre tu situación actual y un futuro que tú misma diseñaste.

Además, estás trabajando por algo completamente tuyo, que nadie te puede quitar.

El esfuerzo… definitivamente vale la pena.

Iniciar un negocio mientras trabajas - es la mejor idea!

About the Author

Estás aquí para hacer una diferencia. Yo estoy aquí para asegurar que eso suceda. Juntas vamos a construir un negocio y una vida de libertad, donde propósito, dinero y felicidad existen en abundancia.

>

Traza un Mapa Hacia tu Libertad

Organiza tus ideas y descubre cómo emprender un negocio y una vida - que tus amigos de Instagram van a envidiar. Obtén tu guía con los 10 pasos básicos que debes dar.