Transforma tu Propósito en un Negocio que Adoras

CLASE GRATUITA

Nostalgia, el álbum de Dua Lipa.

El sentimiento que surgió hoy mientras iba en el carro con mis padres y mi hermano, después de cuatro años de no estar juntos en el mismo espacio, mientras recorríamos la ciudad donde crecí. Las luces nocturnas brillaban. Una melodía de antaño tendió la escena perfecta para desatar esta tormenta de emociones que cargo.

Nostalgia. Por esta ciudad dónde me enamoré por primera vez. Donde inventaba historias para engañar a mi mamá y escapar a fiestas con mi novio. Recorriendo sus calles obscuras, pasé por lugares icónicos. Donde se forjaron tantos recuerdos.

Nostalgia. Lo que siento por mi ex-perrito adoptivo que agitaba la cola cada vez que me veía, al cual tuve que abandonar cuando terminé mi última relación.

Nostalgia. De los tiempos cuando fui feliz. Por personas que alguna vez fueron el centro de mi vida y ahora ya no están. Lo que sientes cuando recuerdas que eras inocente y nada te importaba. Cuando tus papás eran tus héroes. Y deseabas comerte al mundo en cucharadas como si fuera un pastel.

El recuerdo de esos días cuando desayunabas, comías y cenabas cereal con leche sin pensar en los efectos que el exceso de azúcar tendría en tu cuerpo.

Por ese amor romántico y desenfrenado que te preguntas si alguna vez volverás a sentir.

Un sentimiento ahogado. Un anhelo. Una mezcla de tristeza, ilusión y emoción.

No es que ahorita estés mal.

Pero antes, todo se sentía más simple. Más ligero. No había tantas consecuencias. Aún creías que el mundo iba a durar para siempre y no pensabas que el calentamiento global era real.

Tal vez es porque hoy cumplo 38. Recibí muchas felicitaciones. Pero faltó el mensaje de una persona en particular. Tampoco lo merezco. Esta falta de mensaje es la consecuencia de una decisión que yo tomé.

Pero igual me pone triste.

Porque hacer lo correcto no siempre es lo más fácil ni lo más feliz.

Hace unos días me dijeron que me veo contenta. Se sorprendieron, porque no estoy sufriendo la crisis de los 40.

Al hacer un inventario de mi vida, me encuentro satisfecha. He tachado muchos sueños de la lista. También he cometido varios errores, pero encuentro paz conmigo misma, pensando que de todos he conseguido un importante aprendizaje.

Entonces me pregunto ¿Por qué viene este sentimiento tan fuerte?

Mis cumpleaños siempre han sido momentos de transformación. Son un fin y comienzo de nuevas etapas. Probablemente se debe a que nací en Diciembre. Cierre de un año y preludio del siguiente.

Tal vez es porque acabo de terminar una relación. Después de mucho tiempo, mi vida se siente libre. Sin compromisos. Emocionante. Puede hacer lo que quiera. Ir a cualquier lugar. Tener cualquier experiencia que se me de la gana.

Y ante tanta libertad – una parte de mi también busca un piso estable. Que me aterrice. Y me salve de mi locura.

Hoy no tengo tips ni pasos para lidiar con este sentimiento de nostalgia.

Lo único que puedo decir… es que como todos los sentimientos – hay que observarlo. Disfrutarlo. Darle su espacio. Reconocer a esa mujer que fuiste. Rescatar lo bueno. Reintegrarlo como parte de ti. Y después desechar lo demás.

Transforma tu propósito en un negocio que adoras

Obtén el paso a paso para conectar con tu propósito (incluso si todavía no sabes cuál es) y transformarlo en un negocio online exitoso, que genera ingresos y felicidad. 

Artículos relacionados

Rompe con los Malos Hábitos y Lleva tu Vida al Siguiente Nivel
Haz que tus Deseos se Cumplan: La guía definitiva (porque tú puedes y mereces tenerlo todo)
Lee esto cuando sientas nostalgia

¡Queremos escuchar de ti! Comparte tus comentarios y enriquece la conversación

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked

{"email":"Correo inválido","url":"Dirección de correo inválida","required":"Campo faltante"}
>