Querida Emprendedora: Nunca Pierdas tu Propósito de Vista

By ilse_marel | Esto que Llamamos Vida

Cuando empecé este blog, lo hice porque quería compartir mis ideas. Originalmente era un blog sobre desarrollo personal – de ahí el nombre Estilo Pura Vida. Pero conforme pasó el tiempo perdí de vista el propósito. Cuando decidí que iba a monetizar mi blog, dejó de ser mi salida creativa. Algo que hacía por pura diversión y se convirtió en un empleo demandante.

Que ironía – un empleo demandante es justo lo que estaba intentando escapar.

En el proceso de construir un negocio, no solo perdí de vista el objetivo original de Estilo Pura Vida – que era compartir, inspirar y conectar con otras mujeres que pensaran y sintieran igual que yo. Cuando empecé esto, me sentía sola, perdida. Como una loca con ideas revolucionarias que nadie captaba. Pensaba que debía haber otras chicas igual de locas y revolucionarias que yo – y que alguien necesitaba hablar sobre todos estos temas de empleo, emprendimiento, vida y felicidad.

Así que decidí abrir mi blog, para compartir lo que sentía y pensaba sobre el tema. Para inspirar y conectar con chicas rebeldes igual que yo.

Al principio era divertido, me sentía inspirada por sacar estos mensajes al mundo… y en el proceso me perdí. Me enredé en estrategias de marketing. Me puse a estudiar sobre negocios y me desconecté de mí misma.

Escribir en este blog se empezó a sentir pesado. Dejó de ser mi arte y se convirtió en un empleo.

Siempre he amado escribir, desde niña llenaba libretas con relatos y pensamientos. Pero cuando escribir se volvió un trabajo, cuando le puse fechas, objetivos y fechas de entrega – dejó de ser divertido. Dejó de ser algo que salía de mi alma y se convirtió en un medio para un fin – crecer mi negocio y lograr las metas ambiciosas que tenía.

No digo que monetizar sea malo. Para nada. De hecho, es súper divertido. Lo veo como un juego. Pero cuando te basas solo en números y te olvidas de tu GRAN por qué se convierte en un juego vacío.

Y siento que esto es algo que le pasa a la mayoría de las emprendedoras que empezamos movidas por una pasión, por las ganas de compartir nuestro arte con el mundo. En el proceso de llevar el arte a ser un negocio rentable, nos perdemos en la estrategia y se nos olvida la pasión. Es irónico. Pero supongo que es parte del proceso.

El día de hoy me siento feliz, porque finalmente después de un año sin publicar, me sentí movida a escribir de nuevo. No para crecer mi tráfico ni conseguir miles de seguidores. Ni para vender. Tampoco para cumplir con mi correo semanal ni mi calendario editorial.

Me senté a escribir porque tengo pensamientos que quiero compartir y creo que podrían ser útiles para alguien más.

¿Realmente son útiles? No lo sé. Pero no me importa. Los quería sacar de mi cabeza.

A fin de cuentas, este es mi blog.

Gracias por leer.

About the Author

Estás aquí para hacer una diferencia. Yo estoy aquí para asegurar que eso suceda. Juntas vamos a construir un negocio y una vida de libertad, donde propósito, dinero y felicidad existen en abundancia.