Transforma tu Propósito en un Negocio que Adoras

CLASE GRATUITA

Es momento de cambiar a una actitud positiva y dejar todo lo que no funciona en tu vida. Estos últimos años han sido complicados para mí. Después de empezar este blog, mi negocio despegó. Empecé a cumplir todas las metas que me había propuesto.

Me convertí en coach de vida.

Cree mi primer curso en línea.

Estaba viviendo con propósito. Compartiendo mis dones y talento y ganando dinero por ello.

Conocí a un gran hombre, me enamoré y nos mudamos a vivir juntos.

Si lees mi historia a través de este blog – logré todo lo que yo soñaba.

Tenía el negocio. El dinero. El propósito. El amor.

Vivía con una actitud positiva.

Y después lo sabotee 😩.

Pasé de generar un ingreso constante cada mes durante 4 años con mi negocio, lanzar mi programa de mentoría más alto y contratar a mi primera empleada, a tener meses donde generaba CERO.

Mi relación dejó de ser hermosa, y se convirtió en una situación tóxica.

Desarrollé un trastorno de alimentación.

Me volví adicta al café y a las redes sociales.

Dejé de escribir en este blog que tanto amaba – donde cumplía mi misión, donde expresaba, donde compartía, donde inspiraba.

Empecé a pasar mis días pegada al celular, obsesionada con la vida de otras personas porque estaba profundamente insatisfecha con la mía.

De tener todo lo que había deseado, un día me encontré en uno de los puntos más bajos de mi vida sin entender cómo había llegado ahí.

Me siento vulnerable al compartir esto, porque sé que hay mucha gente que me lee y me ve como inspiración para tener una perspectiva más positiva.

Esa también es una razón por la que dejé de escribir y de mostrarme online. Porque no tenía la vida “perfecta” que yo deseaba. Dejé de lograr mis sueños. De alcanzar mis metas. De ser una mujer con actitud positiva. Y caí en un hoyo de resignación.

Ahora en retrospectiva me doy cuenta que fue un error dejar de compartir, porque en el internet falta más autenticidad. Mostrarnos más reales, en vez de matizar nuestras vidas y compartir sólo sólo las cosas que funcionan bien. Para así, no irnos con la finta de que la vida de otros siempre es perfecta mientras la nuestra tiene sus altibajos.

Pero honestamente aunque hubiera querido, no podía compartir.

El compartir se da cuando estás completa. Esto no significa que debes tener la vida resuelta, pero debes estar cuidando de ti, cubriendo tus necesidades, nutrirte física, mental, emocional y espiritualmente.

Desde ese espacio de sentirte completa en lo que eres, de tener una actitud positiva, puedes dar a los demás.

Pero cuando tú te encuentras en ceros o incluso en negativo, primero tienes que llenar tu cubeta. Y la mía estaba llena de fugas.

Actualmente he cambiado para positivo. Llevo más de un año sin darme atracones por las noches y dos meses sin tomar café. Retomé mis hobbies como el patinaje, el diseño y los viajes. Terminé la relación. Conecté con amistades olvidadas y empecé a hacer nuevos amigos. Me encuentro en la mejor condición física, mental, emocional y espiritual que he estado en una década. Estoy reconstruyendo mi negocio. He desarrollado una actitud positiva, que sale a relucir incluso en la mayor dificultad.

He transformado todas las situaciones en mi vida que no me gustaban (sólo me falta una, pero estoy en proceso de hacerlo).

Y cuando todo eso pasó – finalmente me sentí con ganas e inspiración de escribir nuevamente en este blog.

Mi compartir es una consecuencia de que yo estoy bien.

Así que hoy, escribo esto a modo de reflexión. Quiero asentar todas las lecciones que he tenido en estos últimos años, para que se guarden en mí y no se me olviden. También las quiero poner aquí porque sé que a muchas personas les pueden ayudar si están en una situación negativa y como la que yo enfrenté y desean hacer el cambio hacia una actitud positiva.

También comparto – porque esta es la información que a mí me hubiera gustado tener hace unos años.

Vamos por ello. Al buen estilo de este blog, será largo y profundo, así que ve a preparar un té y una libreta para tomar notas.


Tabla de contenido
No headings found

Por qué te quedas atorada en una situación que no te gusta

Una de las cosas que a más me costó entender, fue ¿Cómo llegué al punto tan bajo en donde estaba?

Una cosa es nacer y tener una vida triste desde el principio. O tal vez enfrentas un suceso puntual, una tragedia, a partir del cual identificas el descenso. Pero en mi caso fue todo lo contrario.

A los 32 años, un día me desperté y me di cuenta de que estaba viviendo mi dream life. A los 34 todo se había ido a la mierda sin una causa aparente.

Lo que me volvía loca no era que todo se hubiera echado a perder, sino la falta de entendimiento. No comprendía ¿Qué hice para terminar ahí? y también ¿Por qué me costaba tanto trabajo salir?

Ahora en retrospectiva, puedo identificar todo lo que hice mal.

Estas son las causas que me mantuvieron estancada en una situación de vida infeliz.

Estás rodeado de las personas incorrectas, que tumban tu actitud positiva

Una de las situaciones que mayor influencia tuvo sobre mí, fue mi relación de pareja. Nuestra historia comenzó con el pie derecho. Todo fluyó y se desarrolló de manera natural. Ambos estábamos muy enamorados y a los 7 meses nos mudamos a vivir juntos. En ese momento la situación cambió.

Sería muy fácil culparlo a él o culparme a mí misma, por ser malas personas o haber actuado incorrectamente.

La verdad es que no fue así. Él es una gran persona. Y yo soy una gran persona.

Sólo que juntos chocábamos. Nuestra relación poco a poco empezó a degradarse. De ser una relación positiva, se convirtió en una fuente de estrés constante. Y los dos tuvimos responsabilidad.

Así que este punto no se trata de que tú vayas a señalar los defectos de los demás. Tampoco se trata de correr y alejarte de todo mundo. Se trata de identificar quiénes son las personas que sacan lo peor de ti. Las que revelan tus sombras.

Se trata de trabajar esas sombras, para que dejen de tener influencia sobre ti. Cuando trabajas las sombras pasa una de estas tres cosas:

  • La relación se transforma hacia algo que te edifica
  • Te alejas de la persona
  • La persona desaparece de tu vida

Al principio, cuando identifiqué que esta relación se estaba haciendo difícil, mi primer instinto fue terminarla. Pero decidí quedarme y aprender de la situación.

No fue fácil. Pero estoy orgullosa de haberlo hecho, porque no sería la persona que soy en este momento si hubiera corrido al primer indicio de dificultad.

Dejas de hacer tu trabajo personal

Descubrí el desarrollo personal a través de un blog donde un señor llamado Steve Pavlina daba consejos sobre cómo mejorar tu vida. Desde ese momento, no hubo vuelta atrás y me convertí en junkie del tema.

Todos los días devoraba el blog de este señor. Me fui a Tailandia para aprender a meditar y vivir con monjes para realmente vivir una vida plena. Estudié para ser coach de vida. Leí todos los libros de superación que caían a mis manos. Empecé este blog porque quería compartir mis aprendizajes sobre cómo llevar una vida positiva.

Yo vivía y respiraba el crecimiento personal.

Todo eso cambió cuando empecé la relación con esta persona. Por adaptarme a nuestra vida en pareja, abandoné prácticas que me mantenían saludable emocionalmente. Dejé de sentarme a reflexionar por las tardes y de tener citas conmigo misma los viernes, donde iba a un café, revisaba mis metas y establecía nuevos sueños.

Aunque estas prácticas parecen simples, son cosas que a mí me anclaban y me ayudaban a crear un progreso constante en mi vida.

No estoy segura en qué momento dejé de hacerlas, pero sí puedo ver cómo me hicieron falta.

Aprende de mi error. No importa que tan ocupada estés, HAZ TIEMPO PARA TU CRECIMIENTO PERSONAL.

A veces, lo dejamos relegado porque pensamos que no es importante, pero cuando menos tiempo tienes para ti misma – es cuando más lo necesitas.

En mi Level Up Journal te doy herramientas guiadas para comenzar tu trabajo personal. Da click en la imagen para obtener la información.

Cambias tu actitud positiva y piensas constantemente en lo que no está funcionando

Durante toda la etapa de estar estancada, yo sabía lo que quería. Sabía cómo se veían mi vida y mi negocio deseados. Pero en el fondo no me sentía ni merecedora, ni capaz de tenerlos.

En mi negocio dudaba de que mi contenido fuera bueno. De poder generar la cantidad de dinero que deseaba. Dudaba de mis ideas. De los programas que estaba lanzando. De poder manejar la cantidad de trabajo que implica emprender.

Aunque todo el tiempo recibía comentarios de mis lectoras que apreciaban mi trabajo y contenido (gracias a todas las que me escriben ❤, en verdad no saben lo que significa para mí), en el fondo yo seguía dudando.

Mantenía mi enfoque en todo lo que estaba haciendo mal. Lo que no funcionaba. En mis miedos y mis defectos. Me preguntaba por qué todo era tan difícil y por qué no podía cambiar malos hábitos como tomar café, darme atracones por las noches y desvelarme.

Con esta actitud lo único que lograba era alimentar negatividad y estancamiento. Empezó con mi negocio, luego se pasó a mi relación de pareja, luego infectó a mis amistades y relaciones personales, finalmente a mi salud.

Tus pensamientos son como una espiral. Si comienzas a pensar negativo, jalas más pensamientos y situaciones negativas. Así que desde AHORA, decide cambiar a una actitud positiva.

Accionas desde el miedo en vez del amor y emoción

Otro de los grandes errores que cometí fue actuar desde el miedo en vez del amor y la emoción.

Cuando yo empecé mi negocio, había renunciado a mi empleo para seguir mi sueño de emprender. Tenía sólo 3 meses de ahorros y no tenía claro cómo funcionaba un negocio digital. Aún así, estaba determinada a hacer que mi negocio funcionara.

Pero esta determinación venía más del miedo que del amor.

No me malinterpretes. Si comencé este blog, si me convertí en coach, si decidí empezar a compartir todas estas ideas sobre vida positiva es porque había una intención amorosa, de inspirar a otros con mis experiencias de vida. De aportar a los demás. De contribuir ideas que a mí me parecían importantes. En ese sentido mi intención estaba clara.

Y la estaba cumpliendo. Antes de renunciar a mi empleo, yo manejaba este blog como hobby – y me mantuve firme en mi intención de compartir desde el amor, de manera pura y desinteresada.

Pero en cuanto renuncié, y mi blog-hobby se convirtió en una responsabilidad y principal fuente de ingresos, mi manera de accionar cambió.

En vez de moverme porque tenía una misión, una intención amorosa y algo importante que aportar a los demás – lo hacía porque tenía miedo de quedarme sin dinero.

Cuando accionas desde el miedo sí puedes obtener resultados, pero van acompañados de un costo muy elevado que terminas pagando con tu salud física, mental y emocional.

No tienes claro lo que quieres

Mentalidad negativa mezclada con miedo, es la fórmula perfecta para sentar la base de una vida que no te satisface. Ahora le agregamos falta de decisión y tenemos la bomba perfecta.

En todo este periodo de obscuridad, yo tenía muy claro lo que no quería:

  • No quería estar en esa relación
  • No quería seguir tomando café y pasando todo mi día en el celular
  • No quería darme atracones por las noches
  • No quería seguir viviendo en la ciudad donde estaba
  • No quería sentirme tan frágil como me sentía y llorar todos los días

El problema, es que nunca me senté a pensar en cómo se vería mi relación ideal o el tipo de persona con el que me gustaría estar. Simplemente acepté lo que había como default.

Crea una nueva posibilidad

Nunca elegí un lugar nuevo para vivir. Más bien me adapté a una ciudad que me aburría.

En vez de vislumbrar la posibilidad de sentirme emocionada por mi vida, y de cambiar a una actitud positiva acepté la desilusión como un hecho inalterable.

Vivir en queja de todo lo que no funciona jamás te va a sacar de ahí. Al contrario, esta actitud sólo alimenta las situaciones que tanto detestas.

Lo que necesitas es ABRIR tu mente y tu corazón a una nueva posibilidad. Darte permiso de soñar con algo distinto. Aunque parezca lejano y difícil de conseguir, necesitas obligarte a pensar que las cosas pueden cambiar. Necesitas cambiar hacia una actitud positiva.

Una vez que vislumbras la nueva posibilidad, necesitas transformarla en un objetivo. Escríbela de manera CLARA Y CONCRETA y manténte enfocada en ella. Si al momento de escribir tu objetivo no te sientes capaz de conseguirlo, NO IMPORTA.

No tomes esa duda como impedimento para que el objetivo se de. Confía en que “podría ser posible”. Con que tengas 1% de fe es suficiente para comenzar.

Compartes tus sueños con personas que los destruyen

Cuando yo le contaba a mi ex pareja sobre una meta que tenía o algo que me ilusionaba, él se dedicaba a criticarlo y a darme todas las razones por las cuales no iba a funcionar. Su actitud no era la más positiva.

Antes de continuar quiero aclarar algo. Mi intención al compartir esto, no es hacerme la víctima ni culparlo por mi situación.

Yo soy una mujer que asume absoluta responsabilidad por mi vida y mis resultados. Y si yo no estaba logrando mis sueños, era 100% responsabilidad mía.

Con eso dicho, también reconozco que esta persona ejercía cierta influencia sobre mí. Y el problema, no era que él ejerciera la influencia. Más bien era:

  • ¿Qué hacía yo con esa persona?
  • ¿Por qué seguía compartiendo mis ideas si sabía que él las iba a derrumbar?
  • ¿Por qué buscaba su aprobación?
  • ¿Qué parte de mí creía que yo necesitaba estar con él?
  • ¿Qué parte de mí estaba fomentando esta dinámica?

Cree más en ti, que en las opiniones de los demás

Después de hacer mucho trabajo personal, me di cuenta de que él solo estaba reflejando la inseguridad que de por sí yo ya traía. Si lo elegí a él como pareja, fue porque tenía que aprender a confiar en mí cuando NADIE MÁS CONFIABA EN MÍ.

Esta relación me hizo entender que yo no valgo por cosas externas como cuanto dinero tengo o qué tan atractiva y exitosa soy. Comprendí que mi verdadero valor (y el de cualquier otra persona) es intrínseco – se basa en mi energía, mi pensamiento, mis valores, mi determinación, mi actitud positiva y mi bondad.

También me enseño a mantenerme firme en mí misma, en lo que quiero y lo que pienso aunque todo el mundo esté en mi contra.

Me hizo reconectar con mi intuición y con mi fe.

Cuando logré hacer todo esto, dejé de sentir la necesidad de compartir mis ideas. Simplemente me enfoqué en darles vida y ver cómo poco a poco se hacían realidad.

Vives en eterna comparación con las redes sociales

En vez de estar enfocada en la vida que deseaba y los cambios que necesitaba hacer me la pasaba viendo redes sociales. Sintiendo lástima por mi situación. Veía a mujeres viajando, enamoradas, logrando lanzamientos millonarios, e inmediatamente pensaba alguna versión de esto.

“Ellas si pueden tener lo que deseo, pero yo no. Debe haber algo mal conmigo”

Aunque sabes que las redes sociales son cuidadosamente curadas, cuando ves a personas felices, tiendes a contrastar sus 5 segundos de felicidad editada, con el total de tu vida. Esto crea una falsa expectativa y presión hacia ti misma.

Por muy grandiosa que sea la vida de otras personas, no te pertenece. Así que mejor enfócate en cambiar a una actitud positiva y en empezar a vivir para ti.

Cómo cambiar a una actitud positiva y dejar atrás la negatividad

El momento cuando mi vida se empezó a transformar, fue cuando entendí que estaba enfocada en mi situación externa y llevaba mucho tiempo ignorando a mi mundo interno.

El mundo interno es el que produce y refleja todo lo que hay en tu realidad. Si tu mundo interno no está bien, nada estará bien.

Esto es lo que debes hacer, si tú también quieres cambiar a una actitud positiva y salir de una situación que no te gusta.

Deja de poner tu atención afuera y cambia a una actitud positiva desde adentro

En este blog yo hablo mucho sobre cómo hacer que las cosas sucedan. Sobre cómo accionar y lograr tus metas. Hablo de productividad y estrategia. Aunque sigo creyendo en todo eso, a raíz de estos años difíciles, aprendí (o más bien recordé) algo.

NADA CAMBIA HASTA QUE TÚ NO CAMBIAS.

Durante todo el periodo de estancamiento yo estaba enfocada en las situaciones externas.

Pasaba mis días en redes sociales, viendo lo que otras personas estaban haciendo, para según yo “Obtener inspiración”.

Yo sabía que el café no me hacía bien. Creaba tablitas de hábitos y me proponía durar 30 días sin la bebida, pero nunca pasaba de 3 días.

Me organizaba y empezaba proyectos en mi negocio, que no terminaba.

Platicaba con mi pareja y hacíamos acuerdos, pero regresábamos a las mismas dinámicas fallidas de siempre.

Odiaba darme atracones por las noches y despertar inflamada. Cada mañana me proponía no comer después de las 6. Ponía alarmas y las ignoraba.

Yo tenía las herramientas y estrategias externas. Sabía el “Cómo”. Pero no tenía capacidad interna para realmente utilizar y aplicar esas estrategias. Esta capacidad interna se desarrolla a partir de:

  • Entender y trabajar en tus emociones
  • Detectar creencias limitantes y transformarlas en creencias que te empoderan
  • Expandir tu energía. Aumentar la capacidad de tu cuerpo para sostener estados energéticos de alta vibración.
  • Desarrollar cualidades como la disciplina, determinación, liderazgo, fe e imaginación

Cuando yo entendí las situaciones internas que me llevaban a todos los comportamientos problema, pude fácilmente hacer los cambios necesarios y sobre todo PERMANENTES.

Confía en que la respuesta existe y la vas a encontrar

Muchas veces, cuando estás en una situación que no te gusta, te resignas porque no identificas el camino de salida. No ves una nueva posibilidad. Te sientes perdida en un bosque de niebla y no sabes hacia dónde caminar. En vez de intentar cualquier cosa, te sientas y te acostumbras a vivir en la neblina.

¿Adivina qué? Sentada en la neblina no llegarás a ningún lado.

Y mira, yo entiendo que a veces te sientes tan débil, que ni siquiera puedes levantarte para empezar a caminar.

Por eso necesitas fe. Pero la fe no tiene que estar en ti.

Pon tu fe en un poder superior

Muchas veces te sientes débil porque crees que estás sola. Pero realmente nunca lo estás. Siempre estás acompañada por un poder superior. Lo puedes llamar Dios, Universo, vida, energía, o cualquier cosa en la que tú creas. Este poder es infinito y nada le es imposible.

Piénsalo, si Dios (o alguna otra fuerza) creó al mundo, te creó a ti, te dio a las personas que tienes alrededor, te ha sustentado cada día de tu vida dándote aire, agua, comida, ropa y todo lo que necesitas para vivir….

  • ¿Tú crees que hay algo imposible para ese poder?
  • ¿Tú crees que ese poder es limitado?
  • ¿Tú crees que ese poder te quiere sufriendo y miserable?

¡Por supuesto que no! Empieza a hacerte amiga de ese poder y a confiar que estás respaldada. Pídele fuerza, claridad, dirección, que te ayude a cambiar para ser más positiva o cualquier cosa que necesites en ese momento.

Pon tu fe en la posibilidad

En vez de pensar en por qué no puedes salir del caos, mejor piensa en “Tal vez es posible…”

Cuando empiezas a buscar la posibilidad, te das cuenta que vivimos en un universo infinito. Donde TODO ES POSIBLE. Confía en que hay una posibilidad, aunque en este momento no sepas cuál es. Algo que ayuda es hacer una lista con todas las alternativas que hay a tu situación actual.

Este acto de hacer la lista redirecciona tu atención hacia nuevas soluciones y maneras de hacer las cosas. Así, puedes sentirte más positiva por tu situación.

Confía que la respuesta existe, y la vas a encontrar

Si estás en el punto A y quieres llegar a la M, en vez de cerrarte y pensar que es imposible, mejor piensa que ese camino TIENE QUE EXISTIR. Tal vez ahorita no lo ves. Puedes sentir que es difícil o lejano, pero también puedes estar segura en que tú vas a buscar el camino y no te vas a dar por vencida hasta encontrarlo.

Construye una mentalidad de acero y no permitas que nada cambie tu actitud positiva

Si todo el tiempo estás pensando en lo que no funciona, en lo que está mal y lo que hace falta vas a generar más de lo mismo.

Una CLAVE para salir de ahí es aprender a controlar tus pensamientos.

No permitas que ni un pensamiento negativo se te cruce por la cabeza. Busca lo bueno, lo que sí funciona, el vaso medio lleno en dónde vayas. Por muy obscura que sea tu situación, NECESITAS empezar a buscar lo positivo que hay en tu vida.

Y lo positivo no tiene que ser extraordinario. Puede ser tan básico como:

  • Estar viva
  • Tener un vaso de agua
  • Ver el sol
  • Sentir el viento

Esto no se trata de pretender que todo está bien, cuando realmente no lo está. Se trata de construir una mente FUERTE Y PODEROSA, capaz de afrontar los retos que la vida te está presentando.

Si tú te enfocas en lo que sí hay, sí quieres, sí funciona y sí se puede, entrenas a tu cerebro y a tu cuerpo a generar emociones positivas como el entusiasmo, la certeza y la determinación. En este estado emocional te vuelves más creativa y puedes tomar nuevas acciones que te den nuevos resultados.

En cambio, cuando estás enfocada en la negatividad, caes en el miedo y el miedo te congela. Te lleva a tomar malas acciones y malas decisiones que perpetúan tu situación.

No pierdas al horizonte de vista

Este es similar al punto anterior. Pero aquí se trata de poner tu vista en el horizonte, en el lugar o situación a dónde deseas llegar en vez de estar enfocada en la realidad que tienes en este momento.

Si tú deseas iniciar un negocio – empieza a aprender sobre negocios, en vez de poner tu atención en el trabajo que no te gusta.

En vez de enfocarte en los amigos tóxicos que no suman nada a tu vida y de estar discutiendo con ellos, piensa el tipo de amigo que deseas y ve a lugares donde puedas encontrar ese tipo de personas.

En vez de quejarte por tu cuerpo débil, consigue a un entrenador personal que te ayude a fortalecerlo.

Este paso de enfocarte y mantenerte firme y sólida en lo que sí quieres, es básico para que tomes acción.

Aprende a escuchar tu intuición

La intuición es uno de tus mayores regalos. Es una brújula, una fuente de sabiduría que todo el tiempo te está apuntando hacia el camino correcto.

NO LA IGNORES.

Una de las razones por las que yo me quedé estancada, es porque dejé de escuchar a mi intuición.

Mi intuición siempre me dijo que mi relación no era correcta para mí. Pero yo la ignoraba, justificando las razones por las que seguía ahí.

En algún momento, una de mis mentoras de negocio me aconsejó usar Instagram para promoverme como coach. A mí no me gustaba usarlo, pero yo – ignorando a mi intuición – le hice caso. En vez de manejar mi negocio como a mí me gustaba, enfocada en mis dones y talentos, empecé a manejar mi negocio “como me habían dicho que tenía que ser” y esto me llevó a la falta de resultados.

Da miedo seguir a la intuición porque sus consejos no son los más “racionales” o políticamente correctos.

Aún así, cuando ignoras a tu intuición y te pones en situaciones que no están alineadas con tu alma, lo único que creas es caos.

Haz que tomar acción sea inevitable

“Toma acción” Sí, es un cliché. Sí, es lo que todo mundo dice. Sí, estoy segura de que ya lo sabes.

Aquí la cuestión es

  • ¿Cómo tomar acción cuando sabes que deberías de tomar acción pero no lo estás haciendo?
  • ¿Cómo tomar acción cuando te propones tomar acción pero siempre procrastinas?
  • ¿Cómo tomar acción cuando ni siquiera sabes qué acción debes tomar?

Para que tú puedas tomar acción y empieces a generar cambios positivos en tu vida, primero necesitas realizar todos los pasos previos:

  • Empezar a trabajar en ti misma
  • Tener claro que es lo que sí quieres (el horizonte)
  • Confiar en la posibilidad y en que la respuesta existe
  • Transformar creencias limitantes
  • Reconectar con tu intuición

Cuando no trabajas en ti misma y tomas acción, te tropiezas con la misma piedra una y otra vez.

Si tú no estás enfocada en el horizonte, no tienes norte. No sabes hacia dónde vas. Y puede ser que sí tomes acción, pero esa acción no te llevará a dónde tu quieres ir.

Si tú tomas acción pero no confías en la posibilidad y en que tú puedes cambiar tu situación, esa acción será limitada.

Toma acción aunque no estés segura del resultado. Aunque no sepas si va a funcionar. Acciona aún cuando no entiendes lo que estás haciendo.

Esa acción te dará un aprendizaje y te llevará a la siguiente acción. Y mira, aunque la acción no funcione, hacer algo es mejor que nada.

Un excelente punto de partida es este video donde explico cómo tomar acción alineada.

Genera espacio para algo nuevo

Cuando estás atorada, normalmente es porque estás obsesionada con lo que NO quieres y no te gusta. Le pones tanto tiempo, atención y energía a eso que no hay espacio en tu vida para crear algo distinto.

El primer paso para transformar la situación, es quitarle peso a la situación negativa.

Esto es más sencillo decir, que hacer.

Yo confieso que traté de dejar los atracones nocturnos por varios años y no podía hacerlo. Tuve que hacer mi trabajo personal, para entender por qué me daba atracones y después poder cambiarlo. Lo mismo con el café, la relación fallida y el negocio abandonado.

Suelta la resistencia y será más fácil mantener una actitud positiva

Aún así, el primer paso para empezar esa transformación, fue simplemente soltar la resistencia:

  • Dejé de creer que era la peor persona por comer después de las 6pm o tomar una taza de café en las mañanas, cuando la noche anterior me había propuesto no hacerlo
  • Dejar de pelear con mi pareja y le empecé a dar la razón en todo
  • Dejé de engañarme y pretender que mi ciudad me gustaba. Acepté que no me gusta y nunca me gustará vivir aquí.

Cuando cambié mi actitud de “Resistir” a simplemente “Aceptar” las cosas como son (aunque no me gusten), quité todo el peso de las situaciones desagradables. Esto liberó energía y pude abrirme a crear nuevas posibilidades, a generar cambios desde una actitud positiva.

Así que empieza a aceptar la situación tal como es.

Deja de pensar en lo que no quieres.

Deja de enojarte y frustrarte porque las cosas no son como a ti te gustaría.

Y si puedes, deja de tomar acciones que te mantienen donde estás. Si tú aún no estás en ese momento, con que quites las emociones negativas es un excelente comienzo.

A lo mejor al principio, ni siquiera vas a tener claro que es lo que sí quieres, lo que sí te gusta. Pero está bien. Primero, enfócate en generar espacio. Los cambios positivos empezarán a llegar.

Cultiva emociones y actitudes positivas

Las emociones pueden causar guerras, divorcios y los peores crímenes. También pueden generar vida o crear las más bellas sinfonías y obras de arte.

La diferencia entre estos dos resultados está en cómo se utilizan.

Las emociones son energía. Son la comunicación de tu alma a través de sensaciones en tu cuerpo.

Si aprendes a platicar con ellas, se pueden convertir en tus mejores aliadas.

El problema, es que nadie nos enseña cómo generar esta comunicación. Al contrario, desde que eres pequeña aprendes a invalidar y reprimir tus emociones.

Las emociones reprimidas son como llagas sin sanar. Por mucho que las ignores, sabes que siguen latentes. Duelen y contaminan tu experiencia de vida.

Si tú experimentas:

Es muy probable que haya emociones reprimidas. Los retos que estás enfrentando no se van a ir hasta que entiendas qué los está causando y esa causa son tus emociones negativas.

Así que empieza a generar nuevas emociones. Busca pretextos para sentirte expandida, emocionada, agradecida, ilusionada y poderosa.

Aunque estés en la situación más obscura, tú puedes obligarte a sentir emociones positivas. No siempre es fácil, se requiere de gran disciplina mental y emocional. Pero es absolutamente necesario si quieres cambiar tu vida.

Por otro lado, cuando lleguen las emociones negativas, siéntate con ellas. Deja de ofuscarlas con café, galletas, alcohol, tabaco, redes sociales o cualquier otra adicción. No trates de distraerte. A mí me ayuda escribir lo que estoy sintiendo y reflexionar al respecto.

Manejar tus emociones es un tema complejo. Va más allá de lo que podría explicar en este post. Te recomiendo obtener ayuda con este punto. Consigue un terapeuta y estudia el trabajo de Tony Robbins.

Busca nuevas ideas que te ayuden a mantenerte positiva

Hay algo que hice bien a lo largo de todo este proceso y eso es que nunca dejé de aprender. Aunque abandoné mis prácticas de crecimiento personal, seguía leyendo libros y buscando nueva información. Eso me llevó a conectar con dos personas muy importantes.

La primera fue Coral Mujaes. A través de su programa Poder, Autocontrol y Libertad cambié mi relación con la comida. Desarrollé disciplina a la hora de comer y logré liberarme de los atracones nocturnos y la adicción al café.

Mi segundo mentor fue Tony Robbins. En sus programas Unleash the Power Within y Get The Edge, conseguí herramientas para transformar mis creencias, pensamientos y emociones. Comprendí por qué seguía en una relación que no me hacía bien y qué necesitaba hacer para salir. También logré tener la mentalidad correcta sobre este periodo difícil en mi vida y dejar de sentirme culpable por la falta de resultados que estaba teniendo.

Cuando estás en un problema persistente, es poco probable que tú sola con las herramientas y conocimiento que tienes en este momento puedas salir de ahí.

Necesitas obtener nuevas ideas, herramientas y perspectivas que rompan con el estancamiento y te proporcionen una nueva manera de hacer las cosas.

Mi mayor aprendizaje

Aunque estos últimos años fueron complicados, estoy profundamente agradecida por haberlos vivido. Revelaron patrones que estaba repitiendo y que necesitaba corregir. Me hicieron darme cuenta de las cosas que son importantes para mí. Me hicieron más fuerte física, mental y emocionalmente que nunca.

A veces tienes una meta. Y quieres correr con toda la fuerza de tu espíritu para alcanzarla.

Pero no te das cuenta que traes un lastre colgando de la espalda.

Estos últimos cuatro años, fueron un tiempo de encontrar todos esos lastres. Fue un tiempo de liberarlos y transformarlos. De aprender a desbaratarlos, para caminar ligera y sin toda esa carga.

El día de hoy, sólo puedo tener agradecimiento por la mujer que soy.

Transforma tu propósito en un negocio que adoras

Obtén el paso a paso para conectar con tu propósito (incluso si todavía no sabes cuál es) y transformarlo en un negocio online exitoso, que genera ingresos y felicidad. 

Artículos relacionados

Rompe con los Malos Hábitos y Lleva tu Vida al Siguiente Nivel
Haz que tus Deseos se Cumplan: La guía definitiva (porque tú puedes y mereces tenerlo todo)
Lee esto cuando sientas nostalgia

¡Queremos escuchar de ti! Comparte tus comentarios y enriquece la conversación

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked

{"email":"Correo inválido","url":"Dirección de correo inválida","required":"Campo faltante"}
>